ALEJANDRO PÉREZ LUGÍN
compostela

CASTRO

2 de enero de 2018

Esta familia gallega, que no apellido apelativo en otras regiones, se extiende por toda Galicia y parte de España e Iberoamerica.

Sus entroncamientos son múltiples hasta el punto que es un magnífico ejemplo de lo que hoy es la general ascendencia de todos los gallegos.

Se pueden citar, con indudable claridad, unos cuantos apellidos que a la manera de los clanes escoceses incluirían a casi todas, todas, las familias que entre sus ascendientes poseen estos tipos de ancestro Mayor.

En lo que sigue y con respecto a los Castro, me rijo por mi propia investigación, las de Juan Naya (maestro), Caamaño Bournacell, el P. Crespo, Pombo, Vazquez Seijas,...,reservando un aparte para Martínez-Barbeito (maestro) en cuyo epígrafe sobre el Pazo de Retén recogido en Torres, pazos y linajes de… (1978) me detendré con brevedad.

En lo demás, en varios de los epígrafes de este glosario se recoge lo que emparenta a Rosalía Castro y a Lugín Castro con el ambiente de la novela La Casa de la Troya y sus personajes. 

Añado.

En la Carta abierta [de Lugín] a un preguntón, con fecha 13 de agosto de 1919, se dice: «Carmiña lleva el nombre de mi santa madre; su apellido es también nuestro; el pazo, llevado fácilmente de los montes padroneses a las Mariñas, es también un pazo familiar guardador de muchos recuerdos. Nombres de parientes muy queridos son los de otros personajes: Laureana, Ramona, Segundiña… Está también el mal que nos hizo -la  bellaquería de  aquellos malvados alleos, "imbeciles y oscuros" (vease el Himno Gallego, Eduardo Pondal) ..., que nos estafó-».

En mi opinión, esta misiva de Lugín hay que tomarla como un profundo y doloroso  emblema de lo que hoy se denomina  "mobbing" y canallas-canalleo.

Don Alejandro y otros autores remastican sus recuerdos y los notifican teniendo en consideración la atmósfera que se aprestan de otros momentos vividos en variedad de pazos y lugares, y rúas, y villas...

La condesa de la Padro Bazán, gran muñidora de la sociedad coruñesa del XIX no contaba con don Alejandro; aunque sí lo hacía con Llorens y sus entrañables: Aureliano de Beruete y Ferrari, Cavalcanti, Filomena Dato, Vidal, Perez Costales, "su Quiroga",...

Doña Emilia era una exaltada uterina, clasista y duramente enamorada de los mas escandalosos sucesos, adjetivados a finales del xix como naturalistas y realistas según  que en ellos predominaran los delirios de las mujeres o las trampas y los varetazos de los viriles hombres, de la gótica rusa, y del folletón francés.

Mientras que don Alejandro gustaba del costumbrismo, el folletín tin-tin, el rosa-rosae, la juergesilla y el jerez o montilla o ribero, priorato o malvasía de Levante, condicionado por aquella parte o region de nuestra querida España en que se sencontrara..

En fin, al parecer  existía una relación entre don Alejandro y doña Carmen, hija de la escritora, y una singular  retroálimentacin del pazo porque todas las manifestaciones sociales y seudoartísticas -tal cual las muñeiras que punteaban las niñas de la casa Pardo Bazan (recuerdese la romería de Bergondo a la que asisten: Gerardo, Carmiña y su padre el coronel carlista)- tenían una gran repercusión en las tiendas, las salas de estar, el beaterio y el  paseo de las antañonas en la hermosa marina de Sada y el rotundo golfo Artabro.

Salvo mejor opinión, el pazo de los Castro, en la Mariñas de Sada, recoge el vivir paciego, tranquilo y aseñorado de aquel tiempo; y en particular el antiguo Retén de los Castro,..., y el nuevo Meirás de la Pardo Bazán sobre el que tambien hemos de volver pues en el mismo hay varias cuestiones muy interesantes y peculiares.

 

Lucindo-Javier Membiela

 

* Estampa de Rosalía de Castro (1837-1885), de la autoría del fotógrafo español, de origen francés, Luis Sellier.

* Rosalía era prima de la madre de  D. Alejandro Pérez Lugín.

 

Foto
The House of Troy
OBRA PREMIADA POR LA REAL ACADEMIA DE LA
LENGUA ESPAÑOLA
Edición de Lucindo-Javier Membiela
Ilustraciones de Cristina Figueroa