ALEJANDRO PÉREZ LUGÍN
compostela

FACULTAD DE MEDICINA

6 de diciembre de 2017

Se encontraba en el Pazo de Fonseca. En sus aulas se estudiaba esta carrera y la de Farmacia; y también se preparaba a los que deseaban ejercer de practicantes y comadronas.

La medicina del XIX era memorística e hipocrática, aunque empezaban a despuntar las vacunas y la clínica. En todo caso era paliativa, no tenía medios farmacéuticos y la cirugía era una mutilación y una matanza. Todavía imperaba el viejo adagio «Curar pocas veces, aliviar a menudo, consolar siempre»; bien que los hospitales desconocían lo que era la convalecencia y echaban a la calle a los enfermos en el momento en que a ojo les parecían curados.  

Claustro del Palacio de Fonseca.

La clínica se hacía en el Hospital General, que hoy es el Hostal de los Reyes Católicos. Al que se le añadieron dos nuevos claustros. Con posterioridad la Facultad de Medicina pasó a ocupar un edificio de nueva construcción que orilla la rúa de San Francisco. Los dos edificios permanecieron unidos. Según las memorias del Coronel Cerecedo, los primeros estudiantes de la nueva Facultad pasaban directamente al Hospital General por las puertas traseras; antes de que el general Franco y el ministro Fraga Iribarne decidieran dedicarlo a Parador.

La nueva Facultad de Medicina ya ha quedado anticuada. Hoy se anda a la propuesta de cambiarla de ubicación.  

Facultad de Medicina, orla 1889-1890. Entre los fotografiados figuran: Pimentel, Vaamonde, Abal, Taboada, Ledo, Romero y otros.

Cuando Panduriño estudía en sus aulas y son sus profesores don Timoteo Sánchez Freire, De la Riva, Maximino Teijeiro, Casares y los demás citados en otros apartados el plan de estudios era el siguiente:

Ciencias (sólo preparatorio): Física, Química, Mineralogía y Botánica, Zoología.

Índices: aprobados, 90,6 %; suspensos, 0,6 %; no aprobados, 8,7 %.

Medicina: Anatomía I, Histología e Histoquímica, Teorética Anatómica I, Anatomía II, Teorética Anatómica II, Fisiología, Higiene Privada, Patología General, Terapéutica, Anatomía Patológica, Anatomía Quirúrgica, Patología Médica, Obstetricia, Enfermedades Infancia, Química Quirúrgica I, Clínica Médica I, Clínica Obstetricia, Anatomía Quirúrgica, Clínica Quirúrgica II, Clínica Médica II, Higiene Pública, Medicina Legal.

Índices: aprobados, 91 %; suspensos, 1,7 %; no presentados, 7,2 %.

El motivo médico y el del enfermo, en aquella sociedad tan desasistida era muy plástico; cuando los críticos y el público comprendieron que no todo era hermoso y bajaron pie a tierra. Las nuevas técnicas, la ciencia sacralizada y de nuevo apropiada por los burgueses, les ayudó en ese cambio de opinión. Eran ahora sus vástagos los que como los nuevos encargados-jefes de la sociedad vivían bien de la práctica de la cura y de la facultad de la sapiencia por la cual sólo ellos sabían manejar un instrumental tan difícil.

Los literatos como Baroja o Blasco y los pintores como Jenaro Carrero y Cutanda podían aplicarse al reflejo del sufrimiento humano, que nunca se amotinaba, y que ellos cual los nuevos caballeros burgueses, señoritos en su elegante cohe Tilbury que escribiría Mesonero Romanos, ayudaban a paliar y frenar al borde de las calles más distinguidas y los domicilios más cremosos.

 

Lucindo-Javier Membiela

Matías Membiela Pollán

*Fonseca, primer andar: biblioteca, hemeroteca y sala de investigadores. Ayer, "La Troya", antigua Facultad de Medicina.

Foto
The House of Troy
OBRA PREMIADA POR LA REAL ACADEMIA DE LA
LENGUA ESPAÑOLA
Edición de Lucindo-Javier Membiela
Ilustraciones de Cristina Figueroa